frontpage statistics
CPU cooling fans

Una pura y dos con sal: Leo, el fijado. .post-body img#new { margin:0; padding:0; border:none; }

13 ene. 2010

Leo, el fijado.

El post anterior de la Lady, me recordó una información que leí sobre Leonardo Da Vinci, que como todos sabemos, fue uno de los genios más grandes que han existido, además de ser un hombre muy culto y refinado. Durante 30 años fue maestro de banquetes de Ludovico Sforza, gobernador de Millán, en esa época (1490) escribió el catálogo de Modales y usos en la mesa que es parte del Codex Romanoff, en donde Leonardo describe experimentos para preparar una dieta vegetariana, modales en la mesa, recetas, análisis de sus componentes e invenciones de aparatos que ayudan en la cocina, reducen los olores desagradables y aseguran una mayor higiene.

Aquí les dejo unos ejemplos de lo que Leonardo consideraba verdaderas faltas de educación:



“…Hay ciertos procederes indecorosos que debe evitar todo invitado, y para esto me baso en las observaciones que realicé a lo largo de los últimos años:…”

* Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.

* Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa.

* Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.

* No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.

* No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.

* No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.

* No ha de limpiar su armadura en la mesa.

* No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente.

* No ha de escupir sobre la mesa.

* Ni tampoco de lado.

* No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.

* No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos.

* No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.

* No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está comiendo.

* No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida).

* No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa.

* Ni tampoco serpientes ni escarabajos.

* No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera).

* No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama.

* No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.
* Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.
* No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).

* Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.


Como podemos ver, ante tales observaciones hechas por tan genial maestro, queda claro que los asiaticos y el amigo de la Lady, son gente de lo más fina y elegante. Así que mi Lady, no seas tan fijada.

4 Comentarios Puros y Salados:

Lady Manhattan dijo...

Ay Dios no me ha tocado ver a alguien poner los ojos en blanco jajajajajajaja, la verdad la onda de la cantada a mi si se me da aunque esté en la mesa, sobre todo si no me gusta la compañía de al lado jajajaja
Lo de la vomitada pues....es igual a cuando escupes de la risa? jajajaja y lo que si me encantaría hacer es eso de sentarse bajo la mesa como en las películas!!!

NEBRA dijo...

No inventes son cosas extremadamente raras¡¡¡
como esta de no poner escarabajos en la mesa O_o????????

Flor de Asfalto dijo...

Si el buen Leo elaboro ese catalogo en base a sus observaciones ya mejor ni me quejo de mis parientes, porque ya vi que hay piores jajaja

Anónimo dijo...

Buen comienzo