frontpage statistics
CPU cooling fans

Una pura y dos con sal: Mi querido señor J. .post-body img#new { margin:0; padding:0; border:none; }

17 ene. 2010

Mi querido señor J.


Durante los últimos años he comprendido que no se necesita conocer físicamente a una persona para llegar a quererlo y con usted no fue la excepción.

Siempre me limite a escuchar y saber de su vida por medio de otra persona, quien a través de sus palabras me regalaba pequeños momentos de alegría; sobre todo cuando me enteraba que usted había preguntado por mi o que me había mandado saludos.

Sin embargo, el pasado 04 de Enero una enorme tristeza lleno mi corazón al enterarme que usted había fallecido.

En un principio me negué a aceptarlo y creí que era una mala broma, sobre todo porque lo ultimo que había escuchado de usted fue que estaba perfectamente bien de salud y que tenia planeado pasar la navidad en compañía de todos sus hijos.

No sabe cuanto lamento el no haber insistido un poco mas para que se llevara a cabo nuestro encuentro, no sabe como me arrepiento de no haber sido mas valiente y arriesgarme a irlo a buscar yo sola, no sabe cuanto me duele su perdida en estos momentos porque a pesar de todo yo aprendí a quererlo como a un padre y se que usted también me quería como a una hija.

Mi querido señor J., donde quiera que este quiero que sepa que siempre quise conocerlo y no sabe como lamento que ese "momento especial" para hacerlo nunca se diera.

Hoy se que fue una estupidez de mi parte el resignarme a esperar ese momento y que los hubieras no son suficientes, pero se que algún día....algún día podre abrazarlo como siempre soné y podre decirle lo mucho que lo aprecio.

Mientras tanto, que esta vela ilumine su camino y le brinde la paz que necesita.

3 Comentarios Puros y Salados:

El Árbol dijo...

en vida hermana, en vida!

Clementina González dijo...

Se que es muy doloroso perder a alguien, pero acuerdate que solo se adelantan a prepararnos un mejor lugar.
Te quiero mucho!!

La Gatita Tutú dijo...

Pues que pena que tengas que vivir el dolor de una ausencia, y peor que no hayas tenido el chance de decirle algo lindo, pero yo creo que todavía te puede escuchar, hablale con el corazón y veras como te oye.